El futuro es ahora

Las marcas apuestan por las nuevas tecnologías para ofrecer cada vez mejores experiencias de compra a los clientes y aumentar su productividad de forma sustentable
Share on facebook
Share on linkedin
Share on whatsapp

Con la agilidad de Internet, el consumo y la búsqueda de novedades las ventas se han vuelto aún más dinámicos. Y la tecnología ha jugado un papel importante, ofreciendo nuevas innovaciones en los procesos de creación, fabricación y desarrollo de productos con el fin de satisfacer las nuevas demandas. En el sector del calzado brasileño, esta es una de las premisas desde los primeros pasos de la industria a finales del siglo XIX. Hoy en día las marcas invierten en innovación y en conseguir más comodidad, practicidad y estilo, apostando en materias primas, maquinaria y tecnología que van desde la investigación hasta el servicio final de cliente, pasando, por supuesto, por todas las etapas de producción.

Según la Absolute Reports, empresa con sede en Estados Unidos y el Reino Unido que realiza análisis de comportamiento y de mercado, el calzado inteligente y sus nuevas tecnologías deben representar una gran parte del crecimiento global del segmento hasta 2023, en paralelo con una amplia búsqueda de diseños exclusivos y autorales. Muchos ya han conseguido el apoyo de los fabricantes brasileños, que apuestan por las innovaciones en prácticamente todos los segmentos, desde el calzado infantil al deportivo, pasando por el estilo casual y los zapatos para bebés.

"En una visión 360º de las empresas y su relación con el mercado, la tecnología también está presente en los procesos de venta y post venta, permitiendo un mayor acercamiento al cliente."

Opananken, creada en 1990 y cuyos pares se hacen con procesos y tecnología que aseguran un alto confort y efecto antiestrés, utiliza una plantilla biodegradable de airlatex, material con memoria permanente y propiedades antitérmicas y antibacterianas. "Cuando vislumbramos las nuevas tecnologías que el mercado presenta, es posible notar que la fabricación de calzado comienza a tomar diferentes direcciones. Hoy en día se puede hacer un zapato en una impresora 3D, y eso es algo completamente innovador; por otro lado, hay que pensar en cómo producir a gran escala utilizando estas nuevas tecnologías. Seguimos buscando ese gap", explica Leandro Moscardini, gerente de exportación de la marca.

Opananken Antistress (Foto de la Marca)

En Opananken, la producción es precisa en los procesos organizativos y productivos, manteniendo la tradición del calzado artesanal. Esta combinación de tecnología y el factor humano ha sido uno de los puntos que hicieron que la marca haya tenido un buen crecimiento en los últimos años, estando presente en aproximadamente 40 países , un número que, según él, debería crecer aún más con la apuesta por nuevas herramientas de venta y nuevos formatos de negocio.

Comfortflex (Foto de la Marca)

El factor confort, tan importante en el sector del calzado, es también uno de los pilares de Comfortflex, marca del Grupo Ramarim creada en 2009, que dirigió un 35% de la inversión de sus últimas colecciones hacia las nuevas tecnologías enfocadas en mejorar los sistemas de comodidad de los productos. " Es evidente que en los últimos años la tecnología, además de un diferencial, pasa a ser también un elemento esencial en la construcción de una colección. Los consumidores valoran aún más el bienestar y, cuando hablamos en un contexto pandémico y post pandemia, la tecnología tiene un papel protagonista en todas las etapas de una marca", dice Tatiana Müller, gerente de exportación de Grupo Ramarim.

Comfortflex ya ofrece también innovaciones como el uso de la lycra para que los modelos tengan un mejor ajuste al pie, plantillas anatómicas y placas incrustadas a la altura del tacón para mejorar la postura. "Actualmente, debido a la cantidad de proyectos diferentes dentro de la compañía, todas las marcas ya están pensando en el 'mañana', ya sea en su planificación y estrategia, o en las materias primas. En las suelas, por ejemplo, ya utilizamos materiales de reaprovechamiento en un 30% de su composición", añade Tatiana. 

La sustentabilidad es una de las principales preocupaciones de las marcas que piensan en un "futuro presente" más responsable, una postura también reconocida por el cliente final. Con la ayuda de la tecnología, las empresas ven nuevas posibilidades para minimizar el impacto en sus procesos y el uso de materias primas. "Con la mirada mundial hacia el desarrollo sostenible, también estamos invirtiendo en ese segmento. Entendemos que es necesario ser responsables del consumo consciente, procurando reducir el impacto medioambiental", afirma Adriano Pires, director industrial, comercial y técnico de Kidy – una marca de referencia en calzado infantil fundada en 1990.

Según él, la personalización en sintonía con las necesidades y preferencias de cada cliente es lo que se espera de los zapatos del futuro. La tecnología pronto permitirá tener en cuenta la customización. "Kidy es una empresa totalmente responsable y se preocupa no solo por el desarrollo de productos que brinden salud y confort, sino también por garantizar una reducción del impacto ambiental", agrega.

Entre las innovaciones relacionadas a la sustentabilidad, Adriano destaca una lona utilizada en zapatillas casuales hechas de algodón 49% reciclable, tecnología Vinyl Tech –material vegano utilizado en calzado femenino, desde el bebé hasta el teen (adolescente), libre de aditivos de origen animal– y el uso de un compuesto de fibra natural hecho de la cáscara de coco que se utiliza en las suelas (un destino adecuado para el residuo que abandonado en las playas, tardaría hasta diez años en descomponerse).

Kidy (Foto de la Marca)

Kidy también ofrece suelas con agujeros que crean canales de circulación de aire, plantillas transpirables, protección antibacteriana para evitar el mal olor, diseños anatómicos que ayudan en el equilibrio de los pequeños y materiales lavables en la lavadora con una mayor resistencia y durabilidad.

Otra marca destacada en el segmento infantil (especialmente para niñas), Pampili, fundada en 1987, está adoptando una estrategia de innovación alineada a un constante cambio de comportamiento y a los avances digitales. “El mundo ha cambiado y lo que piden los consumidores y los minoristas se ha transformado. Además, el customer journey o recorrido del cliente no se puede comparar con lo que era hace unos años, así que hemos tenido que adaptarnos”, afirma Diego Colli, socio y director del grupo.

Pampili (Foto de la Marca)

En la búsqueda de llevar a cabo prácticas más sostenibles, la empresa ha adoptado el uso de adhesivos a base de agua, que eliminan los disolventes, y con los compuestos micro expandidos en las suelas hacen que los pares sean más ligeros y con menos impacto medioambiental durante su fabricación. Para brindar más comodidad y seguridad, Pampili está invirtiendo en varias innovaciones: una de ellas es la plantilla C'Alma, que tiene forma anatómica para que el calzado sirva como un masajeador de pies, activando las terminaciones nerviosas que atraviesan la zona. También hacen parte de esta lista, las suelas con tecnología antiviral, que rompe la capa bilípida de la mayoría de los virus; el tejido hecho con las botellas plástico reciclado pet, la hebilla Easy, con un sistema cierre sin perno que facilita ponerse el calzado.

"Recientemente lanzamos Pamp Jump NFT, la primera zapatilla NFT en Brasil que fue subastada con el objetivo de recaudar fondos para la ONG Movimento Sabre Lidar, que apoya a niños y jóvenes en situaciones de vulnerabilidad. Todo el proceso de compra de NFT se automatizó a través de contratos inteligentes en blockchain (smart contracts)”, añade Diego.

Dirigiendo la mirada hacia la línea temporal del sector minorista de calzado, Fernando Parra, socio director de la marca masculina Ferricelli, creada en 1995, cita las tiendas de autoservicio como una de las innovaciones del mercado. “Siguiendo este camino, creamos, junto con la inserción de la marca en el talón del alzado, un código QR donde el propio cliente o vendedor puede saber más sobre las características del producto”, cuenta Fernando Parra. Además de todas las innovaciones en la producción y las materias primas, algunas marcas ya han invertido en nueva maquinaria y en la organización de sistemas para la ampliar la producción. Ferricelli invirtió en maquinaria para suelas de EVA con una estera exclusiva de ese modelo. "Las tecnologías son esenciales para la mejora del calzado y para el aumento de la productividad. También montamos un stock regulador de nuestros artículos más vendidos para reponer rápidamente al comercio minorista, reduciendo así la inversión en inventario que podría quedarse parado", dice Fernando Parra. El grupo Ramarim, por su parte, cambió su perfil de producción para dar inicio a proyectos de private label, logrando atender a la comercialización de marcas internacionales como Adidas, Vans y Oakley.

Ferricelli (Foto de la Marca)

En una visión 360º de las empresas y su relación con el mercado, la tecnología también está presente en los procesos de venta y post venta, permitiendo un mayor acercamiento al cliente. El crecimiento de un mercado digital y el desarrollo de sistemas virtuales mejorados posibilitan un soporte aún mayor para los minoristas y los nuevos formatos de venta. Agilidad, practicidad y personalización son palabras cada vez más habituales en el día a día de las grandes marcas e impactan positivamente en el mercado – ya sea a través de tiendas de autoservicio y un código QR con las características de los zapatos, ya puestos en practica por la Ferricelli, o a través de e-commerces directos en el B2C con perfiles más intuitivos, como el de Kidy. Todo para garantizarle la mejor experiencia al consumidor final.

LEER TAMBIEN